Páginas vistas en total

lunes, 17 de julio de 2017

Mi Nuevo Blog Como Autora

Hola a todos!!!

Quisiera informaros de que hace poco creé mi primer blog como autora donde iré informando de todos mis movimientos sobre mis escritos, todos los puntos de venta de mi libro, los vídeos de recitales de mis poesías y como contactar conmigo.

Mi blog es http://elrefugiodekristy.blogspot.com.es


Un saludo a todos!!!

sábado, 20 de mayo de 2017

LÀGRIMAS DEL ALMA

Hola a todos!!!!

Quería agradeceros de corazón que en todo este tiempo me esteis siguiendo desde mi blog. 
Por ello, quiero haceros participes de un proyecto que ha sido un sueño hecho realidad.

He conseguido mi primer libro,
 con todas aquellas poesías que todo este tiempo os he ido mostrando.
Evidentemente... han habido cambios en ellas, modificaciones que se han añadido, y he incluido algunas nuevas que no están subidas en el blog. Se llama LAGRIMAS DEL ALMA y tiene un coste de 16€ y 4€ si se descarga desde amazon.

Espero que se le de una oportunidad porque forma parte de todos nosotros, ya que, muestra sentimientos y temas que actualmente estamos todos compartiendo y sintiendo. Me inspire en todos aquellos casos anónimos que me han ido rodeando para concienciar problemas de nuestro entorno y empatizar con la gente que ha pasado por casos similares. Por ello, merece la pena seguir adelante con este proyecto, ya no por la economía ni por fama, sino porque es un pedacito de cada uno de nosotros.

Me gustaría continuar escribiendo y seguir transmitiendo sensaciones desde mis escritos.

Un saludo.

Cristina Martin




jueves, 9 de febrero de 2017

El Marinero

Era joven,
cuando quiso aventurarse;
quería vivir mundo,
quería ver belleza…
sentir el arte;
tan solo llevaba en sus bolsillos,
una carta,
y unos cuantos dolares;
su timón era la ilusión,
capaz de cruzar tantos mares.

Gritaba al viento,
desafiaba a la tormenta;
sentía el frío y el hambre,
en aquellas ocasiones,
en que la marea le desorienta;
vivía su sueño,
mientras contaba sus primaveras;
pero el precio era tan alto,
que tan solo la soledad,
era su única compañera.

Entonces,
escuchó ese canto de sirena;
sabía que se iba acercando,
lentamente a tierra;
el faro es quién le alumbraba,
junto a esa luna llena.

Por capricho del destino,
nunca llegó a la meta;
se hundió al ultimo momento,
el mar hizo que desapareciera;
pobre marinero,
que relataba sus sueños,
y se trasformaron en quimeras;
pagó tan caro su viaje,
que fue de ida,
pero jamás de vuelta.

domingo, 8 de enero de 2017

El Reencuentro

Lo vi,
como quién ve a un fantasma,
enfrente de mi,
sin mediar palabra.

No supe reaccionar,
mis ojos le alcanzaban,
mi corazón se paralizaba,
el silencio me amarraba.

Entonces,
dijo mi nombre,
mientras se acercaba sonriendo,
rompió el hielo,
a fuego lento,
dejó que mis miedos,
quedaran al descubierto,
pero hizo que la confianza,
volviera,
en cuestión de momentos.

No pude creer,
que estuviéramos así,
me prometí a mi misma,
que no volvería ahí,
a ese mismo lugar,
donde le perdí,
hablando con él,
volviendo a sentir.

Noté que la electricidad,
se transformaba en química,
vi compenetración,
volví a ser esa misma chica.

Se iluminaba mi mirada,
al escucharle hablar,
me temblaba hasta el alma,
lo volví a encontrar,
seguía siendo el mismo chico,
volví el tiempo atrás,
parecía que regresaba al pasado,
quizás,
para volverlo a recuperar.

Dimos un largo paseo,
mientras,
contábamos como había ido todo,
recordábamos anécdotas,
todo iba siendo cómodo.

Pero
llegó aquel instante,
donde tuvimos que despedirnos,
volvió el frió,
tocó retomar nuestros destinos,
pero seguían esas cenizas,
que jamás se habían perdido,
quedó algo pendiente,
que no lo borra ni el olvido.

Libre

Libre,
como un ave emigrante,
que vuela cerca de tu ventana,
al escuchar tu canto.
Libre,
tan libre,
que siempre vuela muy alto.

Libre,
como un mar en furia,
esperando tocar tierra.
Rompe contra las rocas,
cuando se desespera.
Libre,
tan libre,
que apesar de dispersarse,
siempre se vuelve entera.

Libre,
como palabras,
que vuelan junto al viento.
Atraviesan barreras,
acercan puertos.
Libre,
tan libre,
que facilita el entendimiento.

Y se preguntan,
si nunca lloro,
si soy de piedra,
y nunca me rompo,
si muestro una sonrisa,
aunque por dentro me descompongo,
pues soy tan libre,
que a todo esto,
sólo yo me respondo.

Soy

Soy lo que soy,
todo aquello que en mí ves;
no soy nada más,
de lo que crees,
que puedo llegar a ser.

Por más que busques,
no seré otro prototipo,
no cambiaré mucho,
no perderé mi instinto.

Soy,
lo que un día te enamoró,
lo que quisiste tener,
lo que te desilusionó,
lo que un día…
extrañaste otra vez.

Porque soy,
esa huella eterna,
grabada en tu pasado,
esa persona a la que comparabas,
con otra que te había dañado.

Soy,
el estado de ánimo,
de mis sentimientos,
un simple reflejo,
de lo que recogí del viento.

El eco del ayer,
el sueño de un futuro,
la constancia de un presente,
parte de tu pequeño mundo.

Soy así,
siempre lo mismo,
no te he engañado,
ni he sido un espejismo.
Porque soy lo que soy,
aunque en tu vida,
haya sido un simple seísmo,
seguiré siendo igual,
ese trance en tu destino.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Sola

Sola,
vuelvo a verme tan sola;
como hace un tiempo,
en el que creía,
que me volvería loca.

Rodeada de gente,
que ni siquiera me mira;
vuelvo a ser una vagabunda,
buscando un nuevo tren,
para irme tan solo de ida;
a otro nuevo lugar,
donde poder comenzar,
y no pasar desapercibida.

Grito,
y escucho el eco,
pero no hayo respuesta;
en este lago,
me hundo,
de una manera tan lenta;
que no sé,
si salvarme de esta;
o dejarme caer,
hasta que el aire desaparezca.
No se preguntan,
si sigo viva;
o si sigo sangrando,
y me escuece,
esta misma herida;
sigo aquí,
tan consumida;
que incluso,
esta gravedad,
no me hace estar tan atraída.

Vuelvo a ser,
ese espantapájaros;
en medio de un bosque,
viendo como pasan los años;
perdida,
en este espacio,
totalmente llena de arañazos;
sobreviviendo,
al temporal que esta pasando.

Llueve,
y sigo bailando;
esquivando la tormenta,
saltando los charcos;
sin paraguas,
mientras reconstruyo,
la misma casa por el tejado.

Respiro,
y cuento hasta tres;
lo malo no dura eternamente,
pero te hace desvanecer;
me pierdo en la noche,
huyendo del amanecer;
creo que nadie me entiende,
no se ponen en mi lugar,
no comprenden mi ayer.

Creen,
que lo que me da temor…
es la soledad;
y no saben,
que aprendí de ella,
quien soy en realidad;
lo que me duele,
es verme en un mismo margen,
y que no lo consiga cambiar;
cada vez que lo intento,
avanzo algo,
pero vuelve hacia atrás;
que por cada escalón…
que suba,
me añadan otro más;
que no se valore lo que piense,
porque no me vean en igualdad;
que de tantos fracasos,
consigan que pierda mi personalidad;
que me vea tan diferente,
que pierda mi identidad;
que no vea mi lado bueno,
y se vuelva frialdad;
porque hayan conseguido,
que sea tan diferente,
y me invada la maldad.